domingo, 10 de enero de 2021

LLEGARÉ A VIEJO

Llegaré a viejo con todos mis libros,

con todos mis defectos,

con todas mis virtudes,

que espero luzcas a mi muerte,

como suele acontecer entre lamentos,

porque en este mundo he tenido suerte.


Llegaré a viejo saldadas

casi todas mis deudas,

con un adagio lívido,

desenraizadas mis raíces,

con amor y humor,

con mis hijos y mi amor,

con los nietos y su color,

con mis chanclas y mis zapatos,

con mis alforjas llenas de ilusiones,

que para eso tengo buen olfato.



Llegaré vivo y moriré vivo,

pero amando y sintiendo,

lleno de poesía y de música,

aliviadas tus penas y súplicas,

en un canto de regocijo,

en un mar de olas desinhibidas,

eternamente en libertad.

 

Llegaré a viejo y con herrumbre,

aliviado de cargas y costumbres,

abrillantado y reluciente,

con barba y despejada frente,

mas toma mis manos sin soltarlas,

dándole vueltas a mi vida,

dándole vueltas a mi mente,

con mis burbujas henchidas.

 

Llegaré a viejo,

no sé cuándo, ni cómo.

Ni por dónde, ni tampoco si llegaré.

Ni cómo será mi vejez,

Si acapararé la plenitud de la vida.

No sé si la vetustez alcanzaré,

pero la tendré muy en cuenta…,

con mis arrugas y mis cuentos,

con mi vida y sin lamento…,

cuando llegue a viejo.

 

Llegaré a viejo casi sin darme cuenta,

con mis arrugas y mis cuentos,

entre mi vida y tus lamentos.

Y seré viejo, cuando llegue a viejo,

aunque apenas si me daré cuenta,

acaso, cuando me mire al espejo.


Gracias a mi amor, Lola Fontecha, por las fotos y por estas palabras...

Llegarás a viejo, 
sin dudas que quiebren ilusión, 
pero ante todo con el regocijo 
de haber entregado todo tu amor.




miércoles, 23 de diciembre de 2020

PARA TU MIRADA

Tu mirada está exenta de amor,

sin embargo te miro hasta cuando no tienes ilusión

y carece de todo calor.

Tu mirada parece viva,

pero tienes legañas lacrimosas

y ojeras por todo el cuerpo,

mas puedo sostener la mía ante la tuya.

Tu mirada no penetra en el mundo,

aunque yo la abro a ti para comunicarme.

Y si es necesario lucharé por tu mirada.

Ella, tu mirada, la de ayer, la de hoy

transmite las dudas del universo,

sin embargo, es tu disyuntiva mi certeza.

Y mi certidumbre vence a tus indecisiones,

porque quiero ofrecerte cercanía.

 

Tu mirada a veces es lúgubre

y yo abro mis diáfanos párpados

para que te penetre la luz del día,

e ilumine las inhóspitas cuevas de tus ojos.

 

Tu mirada eternamente finaliza

mas la mía principia la existencia,

para que vayan juntas de la mano,

y unidas sean un mismo alma,

sean un broche a la vida,

sean un amor de optimismo,

sean un universo de aventuras y dichas,

sean la verdad eterna.



domingo, 29 de noviembre de 2020

MI MALDICIÓN

 Te miro y te remiro,

porque te tengo en mis manos,

porque te asumo y me asumo.

Y entre maldiciones

te amo, te amo sin ambages,

te amo sin fisuras,

te amo con locura,

y maldita sea la hora en que te conocí.

Todo está maldito en nuestra relación,

todo es oscuro y cíclico,

aunque miro tu cara y se ilumina la mía,

aunque sea tras el cristal.

¡Tanta luz desprendes!

Pero maldita seas, que me abduces,

y mi corazón seduces…

Y en la cama somos uno,

desapareciendo entre las sábanas,

tomándonos las manos

y fundiéndonos en uno.

No hago más que pensar en ti,

cuando por la calle paseo

Y te miro, te remiro.

Cuando como y bebo,

cuando absorto en ti en el aseo.

Me quitas el sueño,

me quitas la vida,

¡es tanto amor!

¡Te venero y te maldigo!

Porque me tienes en tus manos,

porque me asumes…

Y no puedo dejar de pensar en ti,

no puedo dejarte,

no quiero dejarte.

¡Y me maldigo por ello!

Te señalo con el dedo,

muevo el dedo,

norte y sur,

este y oeste,

¡te maldigo en todos

los puntos cardinales!

¡Y tecleo, no me molestes!

¡Es mi maldición!



sábado, 28 de noviembre de 2020

LA MALDICIÓN DE LA MUJER MALTRATADA

Quiero abrirte de parte a parte,

con mis maldiciones aderezarte.

Trocear tus ansias divinas de vivir,

a polvo de hiel verlas reducir.

Para tus glorias amargar,

quiero tus vísceras restregar,

eternamente amedrentarte,

porque eres un ser insignificante.

Eres un ser exiguo y detestable,

anuladamente despreciable.

Que tus vástagos son mi sinsentido,

porque tu torpeza es tu graznido.

Quisiera execrar tu existencia

pues te aborrezco con violencia.

 

Y blasfemo al dios

que el ser te dio.

Maldita sea tu estampa,

que en mi vida acampa.

Maldita sea tu gloria,

que adorna la escoria.

Maldita tu inutilidad,

tu ineptitud, tu necedad.

¡Maldita la hora que naciste!


¡Mal hayas!



viernes, 13 de noviembre de 2020

SILENCIO SOBRE SILENCIO

Silencio sobre silencio,

llano silencio de la calle

solitaria.

Arrancadas las páginas de su libro,

de su libro ilustrado.

Todo se ha derrumbado.

El silencio tiene su recompensa,

la muerte también.

Parece que hubiera más oscuridad

que nunca.

Parece que oscurece antes.

Parece que todo permanece.

Todo permanece quieto,

la naturaleza quieta,

la mar quieta,

el estrés quieto,

el amor quieto,

quieta la voz de la calle.

Mas todo se deshace en polvo

Fuera de la vida,

de la vida de la calle.

Son las seis

Escaparates sin sombras.

Son las diez,

vida oculta entre el silencio.

Silencio sobre silencio,

llano silencio de la calle,

ah, la calle…

                            Solitaria.



lunes, 9 de noviembre de 2020

SU SONRISA

El sol se escabulle

entre su sonrisa,

mientras que la brisa

corteja sus comisuras…

Pausadamente, sin prisas,

retozando en sus labios

y sus arpegios.

Llena de lírica y sortilegios,

le da frescura

a mi alma,

en mis locuras

y en mi calma.

 

Su sonrisa me hace bello,

en mí prendida

alimenta los sueños,

prolonga mi vida

de cielo velazqueño,

en el espíritu esparcida.


lunes, 26 de octubre de 2020

SIEMPRE

Siempre recuerdo que te acuerdas de mí.

Siempre celebro que te acuerdes de mí.

Siempre siento que te acuerdas de mí.

Y cuando muera,

siempre viviré recordando que te acuerdas de mí.






martes, 13 de octubre de 2020

TRAS EL BESO

La leyenda EL BESO de G.A.Bécquer

Esta trágica leyenda está relacionada con la rima LXXVI del mismo autor. En ella hablan de la llegada de un grupo de soldados franceses a la conquistada Toledo, y que no habían podido encontrar un alojamiento, y fueron a dormir a una vieja y abandonada iglesia.

Al día siguiente, el capitán del grupo, estuvo hablando con otros colegas que se encontraban en Toledo y les comentó que esa noche había estado con una mujer bellísima, y que esa mujer era una estatua de mármol de una tumba. Entonces sus amigos se rieron de él, por lo que él les invitó esa noche a tomar unas botellas de champán y a que vieran la estatua.

Cuando por la noche llegaron a la vieja iglesia, estuvieron bebiendo y emborrachándose, y el capitán comentó que habían descifrado un poco de las escrituras de la lápida, que esa estatua era la de Doña Elvira, y que la estatua de hombre que había al lado era la de su marido. El se acercó a la estatua del hombre y le escupió la bebida en la cara, diciéndole que era para que bebiese, y dijo estar enamorado de la mujer, y se quiso acercar para besarla. Cuando ya lo iba a hacer, cayó al suelo, sangrando por los ojos, la boca, la nariz, y la cara completamente destrozada. Algunos de los que había allí dicen que vieron a la estatua del hombre dándole un manotazo con su guante de mármol para que no besase los labios de Doña Elvira.



TRAS EL BESO

                            Rima XXVI                                                                 

En la imponente nave

del templo bizantino,

vi la gótica tumba a la indecisa

luz que temblaba en los pintados vidrios.

            …

Las manos sobre el pecho,

y en las manos un libro,

una mujer hermosa reposaba

sobre la urna, del cincel prodigio.

            …

No parecía muerta;

de los arcos macizos

parecía dormir en la penumbra,

y que en sueños veía el paraíso.

                                   G. A. Bécquer

 

Tras el beso

tiento las ánimas del aire

apaisado en los dobleces

del lóbrego tiempo…

Deshojado en primavera,

ahojado en otoño,

entre la mano diestra

que a siniestra cubre tu boca

de índice arbolado

enraizado en tu tez yacente.

 

Tras el beso

puedo escribirte

en el blanco lienzo de la luna

níveas palabras de amor.

Y reclamar la noche en diurno

para oscurecer el temor,

ahumar con tus palabras álbicas

la dulce claridad de la noche

que junto a ti silente abrazo.

 

Tras el beso

un desatarme a la vida…

desde la muerte.

¡Oh, dulce desvarío en la penumbra!

Fosca arboleda hallada

de páginas imborrables,

calma, voz calmada;

paz, voz apaciguada;

tú, yo, nosotros… en esencia pétrea.

y amar por amar sin escrituras bíblicas.

 

Tras tu pétreo beso

un rojizo susurro en mi boca

un murmullo imperceptible,

miradas de piedra viva

en la sensibilidad recostada,

tumultuosamente tórrida.

 

            ...


De aquella muda y pálida

mujer me acuerdo y digo:

¡Oh, qué amor tan callado, el de la muerte!

¡Qué sueño el del sepulcro, tan tranquilo!

                                                           G. A. Bécquer


viernes, 18 de septiembre de 2020

TUS OJOS

Tus ojos tienen alma,

tienen paz, tienen mirada,

profunda, amada, sentida.

Tus ojos tienen melodía,

viven cada día,

me reclaman.

Tus ojos crean espacios infinitos,

seducen, abducen.

Tus ojos pertrechan mi vida,

alivian las tristezas,

toman atardeceres,

engrandecen la amanecida.

Tus ojos son la voz,

son mi esperanza acaecida.

viernes, 4 de septiembre de 2020

A LOS SESENTA (Crónica de mi sexta década..., cumplida)

Ahora que ya están próximos los sesenta años. Aquellos y aquellas que nacimos en los sesenta, curiosamente, ahora que parece que todo se pierde, quiero comentaros que no, que no se va a perder todo lo que hemos conseguido. Todas esas luchas obreras, todas esas luchas políticas, esas luchas culturales…

No, no lo vamos a perder ahora que llegamos a los sesenta años, no vamos a perder todos aquellos logros políticos, obreros, culturales, deportivos, humanos…

Hace unos días, hablando con un compañero, que es de mi quinta, incluso nacimos en el mismo mes, y posiblemente nos jubilemos al mismo tiempo, hablamos de la “suerte” que hemos tenido o que quizás hemos sabido hacerlo entre todos, de haber nacido en los sesenta, suerte de haber vivido en los años ochenta.

Y aunque el sentimiento andaluz, Andalucía, parece estancado, mi sentimiento andaluz, de pertenecer a una España, a una Europa dentro del mundo, eso, nadie podrá quitármelo… Ese camino de Andalucía y de España en Europa, en el mundo.


Por eso conmino a los ochenteros, nacidos en los sesenta, que hemos vivido tantos grandes cambios, tantas grandes luchas, a todos y todas quienes hemos vivido tantos cambios en los ochenta, a decir a nuestra juventud, que no se dejen engañar, por esas pocas luces de algunos, y luchen por esa humanidad que tanto hemos desarrollado, para ser más humanos que nunca.

La poesía es un arma cargada de futuro, y hay tantos ochenteros que han visto en la poesía esa arma, cargada de futuro…

Vivimos el desarrollo del rock andaluz, que unido al desarrollo del nacionalismo fue una auténtica maravilla… Ochenteros, nacidos en los sesenta…, fuimos los primeros que votamos, con dieciocho años, la nueva constitución, la democracia…



Y poco a poco nos hemos ido quitando esos complejos que teníamos de pequeños, porque hemos sabido quitarnos esa capa, que nos impedía desarrollarnos, que ahora los andaluces, españoles, europeos, somos gente democrática, que sabe vivir, que es solidaria, aunque a veces parezca que no… Sí, somos más solidarios que nunca, somos más humanos que nunca, aunque ciertas personas quieran hacernos creer que no.

En música hemos vivido grandes inicios de grandes grupos de rock, españoles y mundiales, y el estallido de los grandes cantautores. En televisión, que vivimos una época en blanco y negro y nos fuimos poco a poco adentrando en el color, la libertad de canales, cuando antes solo teníamos la Primera y la Segunda, estatales… Y hemos conocido la televisión privada, con lo que llevó al cambio de la información y los programas. De pequeños solo había televisión a determinadas horas, y ahora parece increíble. Nuestros hijos y nietos pueden ver la televisión a cualquier hora. Antes llegaba las 12 de la noche y la televisión se cortaba hasta por la mañana.


Y ciertas personas, ciertos intereses parecen que nos ponen trabas, parece que nos ponen vendajes delante de los ojos, para hacernos creer que somos más inhumanos que nunca, pero no, somos una generación muy humana, que hemos sabido ver lo mejor del ser humano, en el mundo.

El foso tercermundista de la dictadura que superamos, con un desarrollo cultural, desarrollo de la informática, de la robótica, de la era espacial, a partir de la llegada a la luna… (hasta tenemos un astronauta español). En cuanto a la economía hemos conocido la peseta, y hemos conocido el cambio al euro, la entrada en Europa. En política hemos conocido el cambio de una dictadura a una democracia, una transición… El desarrollo del nacionalismo andaluz, aunque ahora está en época de horas bajas… En deporte, gracias a las olimpiadas y al mundial, España gana bastantes medallas, que antes apenas si ganábamos alguna… con algún deportista aislado, como Fernández Ochoa en esquí, o en tenis Santana…, pero ahora tenemos a muchos  y muchas tenistas, tenemos bastantes medallas en las olimpiadas, aunque todavía son pocas… Y en fútbol nos codeamos con los mejores…, hasta ganamos un mundial, nuestros hijos y nietos no han conocido a esa España, a esa selección española que nada más que quedar en cuartos de final o semifinal, en un mundial o en una Eurocopa, era todo un éxito, y actualmente si no llegamos a las fases finales de los mundiales o Eurocopa es un fracaso, porque estamos, afortunadamente, bien acostumbrados a ganar, nos codeamos con las mejores selecciones… Hemos vivido un cambio en la educación, de una antigua ley educativa a la EGB, que dio pie a otras leyes educativas… En economía estamos ahí, entre las grandes economías del mundo…


En música vivimos la época de los LP y de los casetes, con los tocadiscos y los radiocasetes. Yo, personalmente, fui un fan de los casetes, que a veces se enganchaban en los cabezales y teníamos que rebobinar con los bolígrafos BIC. ¡Ay, esos bolígrafos BIC, naranja y cristal! Tenía, puf, una gran cantidad de casetes que, con la llegada del CD, regalé… Y ahora me ha dado por comprar la discografía entera de Pink Floyd. Yo que tenía en casete algunos de sus discos, como “El muro”, que tanto me impactó, ahora, gracias al periódico El País, los he ido comprando, parsimoniosamente, semana a semana.


Pero no me siento mayor, no me siento viejo, solo por algunos aspectos corporales al espejo o de actividad física, de resistencia… Pero me siento cuarentón, no sesentón. Sin embargo, hoy 12 de diciembre de 2019, cuando subía a mi casa, había una reunión de comunidad de los propietarios de los pisos, tuve que pasar por el medio, en ese momento se fue la luz. Uno que estaba allí la encendió y me dijo… “Tenga usted cuidado” (y ese hecho me ha hecho sentir mayor, puf).

Este año 2020 me he puesto por Reyes un acuario. Yo siempre digo que los mejores regalos son siempre los que uno se pone a sí mismo, siempre acierta. Pues hoy ocho de febrero me he dado cuenta de que quizás mi existencia sea inferior a la de ese acuario del que estoy tan orgulloso… Quizás yo me muera antes que él. Es así, así de real. Porque mi anterior acuario ha durado más de veinte años.


También hoy he estado pensando en mis mil nombres, en mis mil personas que he sido y soy. A saber:

-  Paquito

-  Mi hijo Paquito

-  Mi hijo Paco

-  Mi niño

-  Papá

-  Papaíto

-  Mi padre

-  Mi pare

-  Mi hermano Paco

-  Mi marido Paco

-  El maestro Paco

-  El padre de Fernando

-  El padre de Rosa

-  El hijo de Antonio

-  El hijo del Nono

-  Mi ex

-  Mi exmarido

-  Mi excuñado

-  El maestro Paco

-  El maestro de mi hij@

-  El profe Paco

-  El profesor de mi hij@

-  Mi Paco

-  Mi pareja

-  La pareja de Lola

-  La pareja de mi madre

-  El poeta Paco Velázquez

-  Mi vecino Paco

-  Mi amigo Paco

-  Mi compi Paco

-  Mi compañero Paco

-  El socio Paco Velázquez

-  Mi cliente Paco Velázquez

-  Francisco Velázquez Barroso

-  El presidente Francisco Velázquez Barroso

-  El presidente Paco Velázquez

-  O simplemente Paco o Paco Velázquez

 

Y habrá más, que ahora no recuerde… Y mi dilema es si conservaré MI SER en cada una de esas personas, en cada una de esas formas de nombrarme o tendré mil personalidades. ¿Son distintas perspectivas de un mismo ser? ¿O son distintas formas de nombrarme? ¿Son sinónimas todas o tienen matices que me hacen ser un mismo ser con diferentes formas de nombrarme? ¿Es una relación de identidad o de semejanza? ¿Tendré significaciones similares o idénticas para las diferentes personas que me conoce y me nombra? ¿Es una sinonimia parcial o total?

¿Estos términos que me identifican en diferentes contextos son intercambiables? Naturalmente, como nombres no, pero… ¿y como persona?

Una sinonimia conceptual es la ideal y es la que debe ser, sin embargo a diario los diferentes términos con los que se me nombra son sinónimos referenciales o contextuales…  Incluso podemos hablar de una sinonimia de connotación.

Y llegó el mes de marzo. Casi 60 y confinados cerca de un mes llevamos ya. Sin salir tantas semanas y solo, menos mal que me comunico por teléfono y videollamadas. Y temiendo ser contagiado en algún descuido. Qué cerca los 60 y aún no sé si los celebraré con normalidad. Espero que sí. Que todo vaya yendo poco a poco a su cauce y tengamos un verano más o menos normal.

Confinado, sí, pero qué más puedo pedir… libros, buena música para escuchar, escritura, bici estática para mantener un poco la actividad y música para crear, con mi saxofón. Una casita cómoda, radio, tele, acuario y animalillos. Solo faltaría mi amor. Mi amor. Reírme con ella no solo las veces en que hablamos por teléfono o por videollamada… Abrazarte, acariciarte, tenerte a mi lado, sentirte en mí. Y hacer el amor. Solo queda eso, ¿solo? ¡Si es lo más importante! No, la soledad está bien a ratos, pero no para hacer norma o estilo de vida. Y me consuela decir…, pronto, pronto.

 

Llegado el verano y sigue la pandemia. Verano sin poder viajar, ¡con lo que nos gusta! Pero bueno, verano de campo y piscina. Y calor, mucha calor. Me queda menos de un mes para los 60. Los celebraré el día 8, para que puedan estar también mi hija y mi hijo. Estamos en Jaén. Y el 19 lo celebraré con Lola, una cena especial en El Faro que me regalaron los padres y madres de mi clase.

Unas arrugas bajo el ojo izquierdo me han hecho saltar las alarmas de la edad. Sí, hace unos días las descubrí. Pero bueno, ¡me tienen que salir tantas! Mis manos, que nunca han tenido apariencia de trabajador del campo, amanecen poco a poco más añejas, pero siguen acariciando, siguen masajeando, siguen escribiendo, siguen tocando el saxofón, siguen señalando, siguen saludando, siguen abrazando, siguen mostrando amistad…


Hoy, hoy ha llegado la fecha señalada. Seis décadas vividas, 720 meses, 21.900 días… Y bien disfrutados. Bien vividos. ¡Y los que me quedan! Cuando cumplí los 50 años dije que estaba en la mitad de mi vida. No puedo ahora decir que hoy esté en la mitad de mi vida, pero, ¡quién sabe!

Y voy a seguir VIVIENDO, con mayúsculas. Eso sí, con vuestros quereles.