sábado, 17 de noviembre de 2018

LLANTO DEL OLIVAR

Aquí, desde el vasto mar,
me asomé entre las hojas,
hojas secas del olivar.

Admiré una ciudad de cuento
que poco a poco se deshoja
por perder su sustento.

¡Ay lagarto de la Malena!
Sobre el Arco de San Lorenzo
y en la judería llora su pena.

Jaén tronco del olivar,
Jaén, de castillo a reino,
Jaén dulce aroma picual.

Jaén, llanto del olivar.
Jaén date un  baño,
renaciendo en la catedral.



miércoles, 24 de octubre de 2018

ALCANZA LAS NUBES


martes, 23 de octubre de 2018

¡GORDO!

¡Gordo!
Sí, sabía que lo era, sí, pero…, ¡dicho de aquel modo…!
Aquella palabra, aquella maldita palabra que me golpeaba como un martillazo en un dedo (eso dice siempre mi padre).
Maldita impronunciable  palabra.
Cogí mis canicas y me guarecí en la sombra, aquella sombra que me cobijaba cuando me encontraba mal, cuando me hallaba solo. Mi cómplice inmenso, mi salvadora sombra, aliada de mil huidas, de mil escondidas.
Allí estaba esperando el final del recreo. A ver cuándo tocan ya…
¡Hola! Volví la cara pausadamente, sin mucha confianza. Un pequeñajo me observaba de pie, frente a mí. Yo dudé en saludarlo, unos segundos eternos, quizás algún minuto, y no pude más que contestarle de la misma manera… Mas, inmerso en la desconfianza, me atreví a inquirirle… ¿Qué quieres?
Su cara me era conocida, tal vez lo haya visto alguna vez por el pasillo de infantil, quizás en el patio de los pequeños. Ante su mutismo volví a repetirle, ¿qué quieres?
Él pareció querer decir algo, me conocía…
Sí, parece que me conoce, no sé, a lo mejor su hermano está en mi clase.
Por tercer vez me dirigí a él mientras seguíamos observándonos en la distancia. ¿Me vas a decir qué quieres de una vez?
Estar contigo.
Aún desconfiado, le hice un hueco en mi sombra, mi aliada, mi cobijo diario.
Son bonitas tus canicas, aseveró.
Gracias.
¿Quieres que juguemos?
Mis oídos, mis ojos, mi corazón no podían creerlo.
Sólo acerté a decirle… Vale.
Allí estuvimos un buen rato, hasta que sonó la sirena del fin del recreo.
Recogí mis canicas de cristal, alcé la vista y él ya no estaba. ¡Sí que era rápido! Mientras había estado recogiendo, él se había esfumado. Lo he pasado bien.
Quizás mañana quiera volver a jugar conmigo. Ojalá. Sin embargo, no me ha dicho su nombre, pero me da igual, me he encontrado bien en su compañía. Aunque sea más pequeño, volveré a jugar con él, sí, claro que sí.
Salí de mi escondrijo y la maestra me esperaba fuera de mi sombra.
No puedes estar así solo, tienes que jugar con otros niños.
Yo no deseaba responderle, no había estado solo, había estado jugando con un amigo.
Ella continuaba con su perorata… Venga hombre, no puedes estar siempre solo.
Yo quería gritarle y sacarla de su confusión. No, que no había estado solo.
Venga, ponte en la fila, hablaré con tus padres.
Pero qué pueden hacer ellos. Además, yo ya tengo un amiguito, aunque no me crea. ¡Y mira que me es familiar su cara!
Me fui a la fila, unos empujaban, otros reían (¿de mí…?)… Me fui al final de la fila, escondiéndome, no quería que me vieran, pasar desapercibido…
Sí, me suena su cara, seguro que lo conozco. No consigo saber de qué, pero sí.
La fila echó a andar y yo tras ella, junto a mi pensamiento, mi única compañía. Mañana le preguntaré su nombre, quizás lo conozca de pequeño, de cuando yo era más pequeño, de infantil.
Pero si era de infantil, yo también lo era, y ahora tengo once años. No sé. Él tendrá cuatro años, si acaso.
De infantil…, de infantil…

Lo cierto, bien cierto es que me siento a gusto en su compañía. Nunca consigo preguntarle su nombre, nos ponemos a jugar y se me olvida.
Todos los días me acompaña en mi sombra. ¡Me gusta estar con él!
¡Qué pesada es la maestra con que siempre estoy solo! ¡Si tengo a mi amigo!

lunes, 8 de octubre de 2018

BESÁNDOME LOS DEDOS


Besándome los dedos,
lentamente, despacio,
uno a uno en resurgir,
cultivando cosquillas
de ósculas caricias,
de níveos encantos,
arrullados y aclamados
por tu espumosa sonrisa,
por tu delicada fragancia
que latentemente en mi sino
absorbo entre perfumes salinos…

Y me rindes pleitesía,
me clamas sin aspavientos,
arrodillándote ante mí,
yo dejándome hipnotizar,
yo dejándome ser,
tú, sumisa ardiente…

Ah, suave verdor,
suave frescor que me alivia,
suave fragancia,
besos de sal,
besos de mar,
ay, mar, mar, la mar…

Sobre la arena yo,
tú verdeando mis contornos
sorbiendo mis dedos,
besándome,
besándome,
ay, mar, mar, la mar.

sábado, 6 de octubre de 2018

DÍA MUNDIAL DE LA LUCHA CONTRA EL ALZHEIMER

El pasado 21 de septiembre participamos Lola y yo en un recital en La Carolina dedicado a la lucha contra el Alzheimer. 

Fue una jornada muy emotiva por ese compartir de todas las experiencias vividas por quienes participamos.


Por mi parte leí dos poemas dedicados a mi padre:




DUELE LA HERUMBRE, PADRE
                                  
Duele esta luna sin brillo
al anochecer del corazón.
Duele escuchar la sin memoria con dolor
del bosque sin mesura marchito
y su lamento hostil maldigo.
Duele el almendro no hallar
vestido de blanco azahar.
Duele ante el réquiem sucumbir
que sin ritmo pernocta en el mar,
en los ojos secretos de selene.

Duele la herrumbre, padre,
tú que fuiste mi sueño, mi mañana y tarde,
mi lucidez biológica, mi vivir.
Cronos, egoísta, te ató a la noche
y va atardeciendo rápida la oscuridad,
para poner rumbo al broche final
que mi alma enjuta ahora apene.


DE CRISTAL
Silencio, mirada ausente,
Sin voz, distante, presente.
¿Qué mirarán tus ojos al aire?
Tus ojos...
de cristal.
¿Qué sufrirán tus minutos de cristal?
¿Qué hago, qué cómo, qué digo?
Los instantes se restriegan
unos sobre otros como láminas...
de cristal.
Dame la mano, ayúdame.
Hoy tengo mal humor,
parezco viejo,
si me miro al espejo... 
de cristal,
aunque si no me miro,
parezco mayor.
Mis huesos ya no fluyen 
por el suelo, 
en torpeza...
de cristal.
Mis luces son oscuridad,
día y noche…
de cristal.
Ayúdame a transcurrir,
a amanecer, a anochecer.
Un pañuelo que limpiar mis lágrimas...
de cristal.
Un suspiro, una tos para el recuerdo...
de cristal.
Tus dientes prestados,
adormilados otra noche más,
en un vaso...
de cristal,
ya no recrean los alimentos,
en un jamás...
de cristal.
Tus manos ya no sujetan la paciencia...
de cristal.
Tu cuerpo sin hechizo, inmaterial,
cual estatua...
de cristal.
Tu mente, quebradiza, de cristal,
reconforta segundos de claridad.
Un beso, una sonrisa, un abrazo,
una broma...
de cristal,
te acompaña los días,
las tardes, las noches...
las noches…
de cristal.

Foto José Romero Martín



Foto José Romero Martín



domingo, 30 de septiembre de 2018

OTOÑO ERRANTE

Que otoño reviertes en mí,
desbrozando manojos de sentimientos.
Desnudo otoño de almas desnudas,
cubierta tu esencia de tierra,
cubiertas mis pupilas de tu ocre,
cubiertas que añoras la añoranza.
Besar tu suelo con mi calavera de hojarasca,
elevarme al olor a agua envalentonada…
que calla y fluye delicadamente,
que clama y ruge con su canto,
que atosiga,
que apacigua,
que fluye, ruge, clama y calla…
en un susurro delicioso,
en un murmullo celestial…

Ya amamanta a la tierra,
ya seduce a la vida,
ya enternece los días,
porque yo, errante,
te persigo a cada instante,
porque yo, errante,
sumo, lleno, tomo, vivo.



jueves, 27 de septiembre de 2018

CERDOPOÉTICA (y III)

El sábado Lola Fontecha y yo estuvimos haciendo una performance con un poema que creamos, llamado ROMANCE DEL CHICHARRÓN. Nos lo pasamos genial y gracias a nuestro amigo poeta José Romero Martín, que nos grabó, podemos ver el vídeo de nuestra puesta en escena. Muchas gracias, amigo.

Debajo otros vídeos de otros tantos momentos de CERDOPOÉTICA...

Y un enlace en la radio:


Y aquí tenéis el poemario completo en pdf:

https://drive.google.com/open?id=1ws_HQw22vne4niWNIr8qOjFKWCY5trZu


Aquí tenéis el ROMANCE DEL CHICHARRÓN y luego los vídeos...

ROMANCE DEL CHICHARRÓN

                                   Lola Fontecha&Paco Velázquez

Aquesta tarde nona
en la que canta el ruiseñor,
os traemos este romance,
romance del chicharrón. 

Sápidos caldos de la tierra
complacerán paladar,
junto a manjar campechano
de pueblo llano, singular.

Tal vez parézcate tosco
el preciado chicharrón
mas no oses desecharlo,
llevarás desilusión.

Trasladados sin pensarlo
por afecto, los cargamos,
en alforja bien mimados,
de Cádiz a Rute, regalo.

Cógese con los dos dedos,
mírase muy bien mirado.
Con delicada prestancia
gírese por ambos lados.

Bocado en punto acertado,
calculado con paciencia.
De un punto, y del otro,
cómelo con sapiencia.




lunes, 24 de septiembre de 2018

CERDOPOÉTICA (II)

Otro poema de la antología que recité en el encuentro de CERDOPOÉTICA fue:

TODO UN CLÁSICO

Cerdo, que te quiero cerdo.
Cerdo tiento, cerdo cata.
El cerdo en el encinar
los chorizos en el bar
y mis manos en tus patas.

¿Qué es la vida?
Su sabor, un frenesí.
¿Qué es la vida?
Su olor, una ilusión,
con el cerdo,
y un jamón.

Con mis manos en ti, gorrino,
yo sueño con tus hechuras.
Cerdo y carne, amado cerdo,
con olores de locura.
Cerdo que te quiero cerdo.

Que todo en la vida
con el cerdo,
es mucho mejor.
Que todo en la vida es cerdo,
y los cerdos, cerdos son.















jueves, 20 de septiembre de 2018

CERDOPOÉTICA (I)

Entre cerdos y burros, entre Rute e Iznájar, entre poetas, nos encontramos compartiendo nuestros versos al aire y dentro de la antología. 

Un magnífico encuentro organizado por el poeta amigo José Puerto y al que llegamos medio centenar de amantes de la lírica ávidos de disfrutar de la amistad y la poesía.

Desde un primer momento se vio la exquisita organización del evento, lleno de momentos de poemas y asueto, imposible de defraudar a ninguno de los participantes.

Por mi parte, traigo aquí uno de los poemas que se incluye en la antología y que leí durante el fin de semana.


¿POR QUÉ DESPECTIVO, CERDO?

Todo rosita, todo comilón,
hundiendo su hocico en el pilón,
blandiendo sus labios entre la hierba,
para tomar el fruto de la tierra.

De generoso olfato circular,
sus guarridos son su cantar,
sus patitas de alcabotas
hincándolas cual bellotas.

Para los celtas y chinos
fueron unos seres divinos.
A griegas e indias de beldad
les traía suerte y fertilidad.

Yo que también a los altares
lo elevo ahora entre encinares,
me enamora su bíblica cara
retozar entre gruñidos en la piara.

¿Por qué despectivo,
si él es todo un divo,
cerdo, marrano, gorrino,
puerco, guarro o cochino?