miércoles, 5 de mayo de 2010

PARA SUBIR, HERMANA

Para subir, hermana,
al fin has subido
al celeste.
Y encuentras
un cúmulo de nubes grises
tu día soleado.
Mas si las hallas
zarandea,
zarandéalas,
vergonzantes…
Porque tú tienes la luz,
tienes ese vigoroso fragor…
tienes mucho amor.

Zarandea las pérfidas nubes
y rieguen tus incólumes campos
de lluvia fresca.

Mírame, hermana,
toma mis manos
y acaricia el tiempo
que nos queda,
para guiar la brisa
hacia tu corazón…
de luz…
Porque, por tener,
ya te tienes tú,
ya es tu hora,
ya va siendo hora.
Mira el reloj,
mira la hora,
escudriña el tiempo.
Es tu hora.
Sacúdete
El corazón henchido
y llénalo de vida,
de tu vida.

2 comentarios:

Ana María dijo...

Gracias hermano, ya sabes que entre tu yo hay algo muy especial. Desde hace ya dos años nos falta alguien, pero ahí estamos nosotros unidos. GRACIAS A TI Y A CONCHI he ido subiendo y ahora parece que la vida me va cambiando. Un beso, te quiero mucho.

Paco Velázquez dijo...

Un beso, hermana, todo mi apoyo. Estoy contigo.