sábado, 15 de enero de 2011

¡ESTOY EN LA MITAD DE MI VIDA!

A mí no me ha preocupado nunca la edad. Para mí, aún no es un problema, nunca lo ha sido, y aún no lo es. No sé si diré lo mismo dentro de una década. Yo siempre lo achaco a mi profesión, el estar en continua relación con niños pequeños.

Ya tengo cincuenta años (bueno, los cumplí el verano pasado), pero hasta ahora no había sido consciente de ello. Siempre me he sentido joven, me siento como si tuviera treinta y cinco.

Nunca había sido consciente de mis cincuenta años… hasta que comprobé que antes me llevaba con los compañeros diez o quince años… Sin embargo, ahora a algunas maestras les supero en cerca de treinta años. ¡Treinta años!

Pero, a pesar de todo lo llevo bien. Antes empero, tener diez lustros significaba algo así como “recógete que nos vamos”, no había mucho más que esperar a envejecer.

Ahora, en cambio, tener cinco décadas a las espaldas (y al pecho), aunque sólo tenga una espalda que pueda servir para dar el espaldarazo, es un signo inequívoco de madurez. Me siento bien, muy bien, “cuatro achaques de nada”, pero no tienen mayor importancia… ¡Me quedan muchos años para tener dolencias! ¡Todas fueran así!

Quienes me conocen, sabrán que desde hace una década, año tras año (y lo sigo diciendo), optimista yo donde los haya, siempre vengo a sentenciar: Estoy en la mitad de mi vida.

¡Y quiero seguir gritándolo a los cuatro o dieciséis vientos! ¡Que todo infinito me espera tras el horizonte de la esperanza! Amén.

8 comentarios:

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Eres un ejemplo de buen ánimo, Paco. Yo, con 44, me siento a veces un poco desanimado. Lo de los achaques y los compañeros más jóvenes también es algo de lo que empiezo a tomar conciencia. Así es la vida. Espero llegar a los 50 con un espíritu como el tuyo.
Un abrazo.

Paco Velázquez dijo...

¡Venga, ánimo, que tenemos que encontrarnos dentro de cincuenta años!

MARISOL dijo...

Yo estoy de acuerdo contigo, no se si es por ser de la misma quinta o porque también soy optimista. Estamos en lo mejor de la vida. Besos

Paco Velázquez dijo...

¡Ay que sacar todas las fuerzas desde dentro de uno mismo y afrontar el día a día con nuevas ilusiones y esperanzas!
Bien dicho, Marisol:
¡QUE ESTAMOS EN LO MEJOR DE NUESTRA VIDA!

Manoli dijo...

Es que este hombre es un modelo a seguir.
Feliz año.

Paco Velázquez dijo...

Gracias, Manoli, feliz año también a ti

Montse Gómez dijo...

El inicio de la mitad de tu vida. Suena a que todo está comenzando. Con tempo más lento, más consciente. Te queda, por tanto, mucho más de la mitad. Me gusta tu visión. Un beso fuerte.MON.

Paco Velázquez dijo...

Es verdad, Mon, al inicio de la segunda mitad de mi vida. Ojalá podamos encontrarnos muchas veces en esa segunda mitad de mi vida. Y que pueda degustarla lenta y hermosamente.
Y si me queda más de la mitad... ¡Mejor! ¡Hay que vivir la vida!
Un beso, Mon.