jueves, 27 de septiembre de 2012

PROMETO


Prometo abrirte las puertas de acero

y no golpearte con mis manos…

dejar que pases sin condiciones,

que vibres en mi mar delicado,

derribando olas y dunas desinhibidas.

 

Prometo entregarte mi voz cadenciosa

para que se una sin cadenas a la tuya

y gritemos juntos en un eco bisado.

 

Prometo mirarte sin mesura alguna,

y emocionarme con lo que ves,

con lo que humildemente admiras,

con lo que sientes cuando besas el agua.

 

Prometo entregarte mis libros cantores

y leer los tuyos reclinado a nuestro universo.

 

Prometo no enfadarme

si  te ríes sin entenderme,

incluso si te enfadas

por no reírme con tus risas,

pero, mejor…  no te enfades.

 

Prometo poner en tus rudas manos

todo cuanto he creado para mí,

que tal vez necesites también para ti.

 

Prometo nadar en tu mismo mar ilusionado,

correr por la tierra depurada que pisas

y hacer que la verde hierba crezca

hasta acuñar nuestros años ignotos.

 

Prometo volar en tu mismo cielo azul,

con las aves que juntos hemos criado

y nombrado tantas y tantas veces

desde que nacimos en tu árido hogar.

 

Prometo alabarte cuando triunfes…

y si no, también,

 nuestra historia la hacemos juntos.

 

Prometo traerte flores blancas

para tus macetas estériles

y fértiles semillas para tu huerto.

 

Prometo descubrir las dos caras de la moneda

y que nos traiga la fortuna

sea cual fuere el preciado azar.

 

Prometo que te vas a curar conmigo

de todas tus aflicciones y amargos encuentros,

que sean los míos junto a las tuyos… mutuas.

 

Prometo arderme de ventura

y que tu vida sea una aventura

para perdernos con entereza en su dicha,

todos los días juntos mover ficha.

 

Y si he de prometer… prometo.

tener oído para tu voz,

garganta para tu oído,

olfato para tu paladar

y el gusto de olor a sal,

y manos para abrazar las tuyas.
 
 
 

3 comentarios:

José Puerto Cuenca dijo...

Hola Paco. Creo que no había entrado antes en tu blog que se me descubre magnífico. Me alegro de que sintonicemos en la escuela y la poesía. Ya te he visto en algún vídeo leyendo a los niños uno de tus libros y ahora, rumiando este poema que no pude escuchar bien el otro día en el recital porque había algunas interrupciones, puedo apreciar que eres un gran poeta y un gran maestro.

Por si no la conoces te dejo este regalo que he encontrado en el blog de Beatriz Salas. Es el sueño de una escuela distinta que tantas veces hemos acariciado, pero esta vez expresado y razonado sin rodeos y lleno de sentido.

http://www.educacionprohibida.com/

Un abrazo, compañero.

paco velazquez dijo...

Gracias, amigo, gracias por tus palabras, que me hacen sentir la poesía.
Gracias por esas palabras maravillosas.

paco velazquez dijo...

Gracias, amigo, gracias por tus palabras, que me hacen sentir la poesía.
Gracias por esas palabras maravillosas.