sábado, 26 de enero de 2008

MAMÁ

Que ni bodas ni bautizos
te nublen los ojos,
madre.
Que nosotros, tus hijos,
más que nunca somos
a tu lado.
Que ahora siendo yo
padre,
mis manos se abren de amor
cuando los brazos
te claman cariño.
Y tú, mamá,
que yo niño...

2 comentarios:

Lola dijo...

A mi mamá...

Te soñé de nuevo
a mi lado,
con tus dulces ojos azules
protegiendo mis pasos.

Otra vez mi cuerpo de niña
buscaba tu abrazo
mi manita buscaba la tuya…,
para ir de nuevo a coger coquinas
y en sueños te la cogía.

Pero no estabas y lloraba
el pechito se me agitaba

¿Dónde marchaste mamá?

¿Por qué antes de nacer te perdí de vista?

paco velazquez dijo...

Uf, Lola, muy emotivo. ¡Cuánta pérdida una madre y más a temprana edad! ¡Cuánto nos sobrecoge, cuánto la echamos de menos, cuánto desamparo! Días y noches echándola de menos. ¡Ay madre, madre, mamá!